201802.09
0

Claves para una buena reforma de farmacia

Una de las cuestiones más habituales a la hora de adquirir una farmacia es si es necesario hacer una reforma. Y en caso afirmativo, cómo debe hacerse para que se ajuste a las necesidades y normas actuales. Veamos cuáles son las claves para una buena reforma de farmacia. Y cómo aprovechar las deducciones.

Por qué interesa reformar una farmacia

Hacer reforma es positivo a nivel fiscal. Se puede deducir un 3 por ciento del total durante un período de 33 años, en caso de que la farmacia sea en propiedad. Si es una farmacia alquilada, el porcentaje de deducción depende de cuánto dure el contrato de alquiler.

Los gastos que se puedes deducir en realidad son todos. Tanto los de mano de obra como los de materiales empleados. Siempre que se justifiquen adecuadamente, claro está.

Mira aquí cómo deben ser los locales de farmacia para asegurarte de que la obra cumple con todas las condiciones.

¿Todas las deducciones por obra son iguales?

Este es un aspecto muy importante. Lo cierto es que cada concepto de una obra tiene deducciones diferentes, por lo que es fundamental que en la factura o facturas estén desglosados todos los trabajos y materiales que se han usado. Por poner un ejemplo, los muebles que se compran para renovar el equipamiento tienen un 10 por ciento de amortización anual, mientras que los cristales se amortizan en un 50 por ciento en el mismo período.

¿Hay que cerrar durante la reforma?

A nivel empresarial, está claro que es mejor mantener la farmacia abierta, tratando siempre de que las obras no impidan la actividad normal. Por ejemplo, se podrían realizar determinados trabajos fuera del horario de farmacia, por la noche o durante los fines de semana.

Si se mira desde un punto de vista de lograr la mayor eficacia, lo ideal es cerrar y no abrir hasta que las obras estén acabadas. Teniendo en cuenta que hay un período de vacaciones obligatorio en caso de cierre, deberá darse un aviso a la Consejería de Sanidad. Los meses en los que se pueden coger las vacaciones comprenden entre mayo y octubre, y el aviso tiene que darse al menos 3 meses antes si se trata de una farmacia con horario normal. Si es un negocio con horario ampliado, hay que avisar antes de que termine el período de vacaciones del año anterior.

Por tanto, hay que planificarlo todo de antemano si se quiere aprovechar este tiempo para la reforma.

¿Cuánto puede aumentar el negocio de farmacia con una buena reforma?

Es complicado hacer un cálculo preciso, ya que dependerá del grado que tenga la remodelación. Si se trata de una reforma completa, que cambie toda la farmacia de arriba abajo, se estima que puede llegar a un 20 por ciento el incremento en las ventas de farmacia. Lo cual puede servir como incentivo para decidirse por una reforma integral del local. Además de las mejoras operativas que se pueden conseguir con ello, que también dependen del tipo de obra y las posibilidades que ofrece.