201707.07
0

Cómo deben ser los locales que alberguen una farmacia

Existen una serie de factores que nos pueden ayudar a ver si nuestro proyecto de abrir una farmacia es viable o no. Detalles como elegir una buena ubicación o qué requisitos se tienen que cumplir para que nos den los permisos ya los hemos tratado con anterioridad. Ahora le toca el turno a un aspecto que no solo es importante, sino que tiene una regulación específica. ¿Cómo deben ser los locales que alberguen una farmacia? Veamos.

Tamaño y situación

El local en el que se quiere montar la farmacia debe ser como mínimo de 50 metros cuadrados. Necesitará tener un acceso desde la calle que permita a cualquier cliente entrar de forma directa. Además, la entrada debe dar a la vía pública de forma permanente, por lo que no se puede elegir un local en zonas de uso restringido, como urbanizaciones cerradas o centros comerciales a menos que disponga de otra entrada directa a la calle.

Distribución de la farmacia

El local debe estar dividido en cuatro zonas bien diferenciadas. Algunas de ellas serán de uso limitado a los profesionales, mientras que otras lógicamente son de acceso libre para los clientes.

Al entrar se accederá a la zona de dispensación, normalmente dividida en el sitio que ocupan los clientes y el que tiene el farmacéutico que dispensa los productos. Un mostrador hará las veces de barrera divisoria.

Tras el farmacéutico habrá una zona donde sea almacenarán los medicamentos en las condiciones necesarias para que se conserven en perfecto estado.

La zona de consulta puede estar en un espacio anexo al local o delimitarse de algún modo. En esta el farmacéutico podrá atender casos específicos, dar consejos o responder preguntas relacionadas con su función como dispensador y prescriptor de soluciones.

Normalmente en una zona que esté fuera de la vista, se pone el lugar en el que se prepararan fórmulas magistrales y se reenvasan algunos productos.

Condiciones del local

Además de seguir estas pautas sobre cómo abrir una farmacia, el local tendrá que cumplir con una serie de requisitos de higiene, iluminación y temperatura. Las superficies deben ser fáciles de limpiar y todo tiene que estar bien ventilado.

Para los medicamentos que causan adicción se necesita un espacio cerrado con llave, con el qfin de que nadie pueda acceder a ellos con facilidad.

También hay que contar con sistemas de prevención de incendios.

Señalización

El local tiene que estar bien señalizado. Las vías de evacuación deben identificarse adecuadamente, así como las diferentes zonas que componen el negocio. Además, en el exterior tiene que haber al menos un letrero de farmacia, un horario y el nombre del licenciado responsable.

Documentación para consulta

En el local tiene que haber para disposición de quien lo necesite, un Reglamento de farmacia y otro de cosméticos, texto sobre urgencias de toxicología y monografías de medicamentos.

Tanto si quieres una nueva como si estás pensando en comprar farmacia en Barcelona, todos estos detalles que afectan al local deben atenderse con mucho cuidado, ya que de lo contrario no se podrá abrir.