201806.14
0

Cómo mejorar la atención al cliente en farmacia

Si hay que destacar un solo factor de éxito en cualquier negocio, sin lugar a dudas este es la satisfacción de un cliente. Esto es aún más cierto en una farmacia, ya que además de clientes las personas a las que se atienden son pacientes en muchos casos. Esperan que se les ofrezca un servicio completo y personalizado. Algo que solo se puede conseguir de una manera. Por eso hemos querido dedicar este artículo a cómo mejorar la atención al cliente en farmacia.

Un factor competitivo

Prestar un buen servicio nos permite convertir a un cliente en un habitual. Además, logramos destacar frente a la competencia, aumentar las ventas y ser un punto de referencia para otros. Esta es la razón por la que hay que prestar atención a contar con un equipo bien formado. Capaz de dar la atención que cada persona necesita, sean cuales sean sus características.

Una formación que no solo abarca el conocimiento de los productos, sino también la forma de comunicarse y vender.

Todo en orden y limpio

Para causar una buena impresión desde el primer momento, la farmacia debe estar en perfectas condiciones. Desde una buena exposición de productos hasta la iluminación influyen en la percepción que el cliente tendrá del negocio. Por eso todo tiene que estar bien ordenado, limpio y en perfecto estado. Tanto en las estanterías como en el personal, que tiene que estar adecuadamente uniformado y con una apariencia lo más pulcra posible.

Siempre amables, aunque no compre

Puede parecer algo básico, pero conviene recordar que solo lograremos que el cliente vuelva si se siente bien tratado. Por eso, aunque solamente pase a consultar una duda acerca de algún producto, compre mucho o se marche sin llevarse nada, debemos atenderlo de manera amable. Así, cada vez que necesite alguna cosa, el primer sitio en el que pensará será en nuestra farmacia.

Servicio después de la compra

Una vez que el cliente ha hecho su compra, el seguimiento que hagamos puede marcar la diferencia. La información que nos proporcione nos permitirá comprobar los resultados, poder ofrecer consejos personalizados y causar la mejor impresión. Detalles que ayudan a mejorar las ventas en la farmacia más allá de lo que podemos llegar a imaginarnos.

Detalles que hagan más agradable la experiencia

El bienestar de los clientes es otro factor que conviene cuidar. Algo en apariencia tan sencillo como un asiento para que la espera sea más llevadera o una zona de juegos causan una honda impresión. Al igual que elementos en la fachada como un lugar en el que atar al perro si vienen con su mascota, para que aprovechen el tiempo y entren sin problemas.

Todo esto ayuda a mejorar la imagen de una farmacia. La atención al cliente se debe cuidar a diario, con todo el mundo y en cualquier circunstancia. De este modo tu farmacia será el establecimiento de referencia para aquellos que necesiten cualquier producto relacionado con el cuidado de la salud. No importa si es a nivel preventivo o cuando se prescribe un tratamiento.