201605.20
0

Desarrollan una máquina para producir fármacos en pequeñas cantidades

El proceso que lleva a lograr un nuevo medicamento es muy complicado, además de llevar mucho tiempo. Desde el momento en el que un laboratorio farmacéutico empieza a pensar en un tratamiento hasta la llegada de este a los pacientes pueden llegar a pasar años. Se necesita encontrar el mejor modo de sintetizar el principio activo, tras lo cual este se lleva a otro lugar para transformar el compuesto en una pastilla o cualquier otro formato en el que se vaya a presentar. Además del tiempo que esto conlleva, también se tiene que pensar en las etapas intermedias, como el transporte, el almacenaje y la llegada a los lugares donde se van a distribuir los medicamentos. Cuando se trata de medicinas de uso habitual, esta forma de producción funciona muy bien. El problema es realmente grande cuando se busca hacer una tirada pequeña del fármaco, o cuando la demanda aumenta de repente y los laboratorios no han podido prever este aumento. Aunque unos científicos del MIT parece haber dado con la clave para solucionar el problema.

Los investigadores han desarrollado un dispositivo del tamaño de un frigorífico doméstico, con el cual se pueden fabricar de manera continua los medicamentos en apenas unas horas. De este modo se pueden llevar las medicinas a lugares en los que hay problemas urgentes y requieren los fármacos.

El grupo de trabajo asegura que no quiere hacer la competencia al sistema convencional, sino que haya una alternativa con la que hacer frente a situaciones excepcionales. También se trata de un método con el que elaborar pequeñas partidas de medicamentos, ideales para hacer ensayos o atender enfermedades que por su rareza no necesitan una cantidad muy grande de fármacos, lo cual encarece los procesos e incluso no son rentables.

El sistema desarrollado por el MIT es modular. Esto facilita producir diferentes sustancias y compuestos cambiando los módulos y lograr combinaciones. Por ahora se puede conseguir de este modo hasta mil unidades en formato líquido o en polvo de fluoxentina (principio activo del Prozac), Difehidramina, Duazepam y lidocaína. En 24 horas se puede producir esta cantidad de una de las medicinas.

El proyecto ha sido respaldado por la DARPA, agencia del departamento de defensa de los Estados Unidos, que ha financiado otros proyectos revolucionarios, como el robot que imita los movimientos del guepardo para sortear obstáculos, o Atlas, el robot humanoide más avanzado del momento. Las ventajas de contar con un equipo como el desarrollado por el MIT para el campo militar son muchas, ya que se reducen los tiempos de producción y se eliminan los canales de distribución habituales.

Los científicos están ahora preparando la segunda fase de desarrollo. En este caso los esfuerzos estarán encaminados en la reducción del tamaño de la máquina para facilitar su traslado, así como sintetizar otros compuestos químicos de características más complejas. También buscan el modo de fabricar comprimidos, mucho más prácticos y con una vida útil mayor. Sin duda una excelente noticia que puede contribuir más a la mejora de determinados tratamientos.