201609.21
0

Las farmacias más antiguas de Europa y que siguen en funcionamiento

Los primeros datos que se tienen acerca del oficio de farmacéutico se remontan al siglo XIII. En Florencia los dominicos crearon la Antica Farmacia, un lugar en el que se dedicaban a realizar sus preparados a base de plantas medicinales que ellos mismos cultivaban en el huerto. Estos primeros medicamentos y ungüentos eran solo para consumo propio y de los enfermos a los que trataban en el convento. Sin embargo, pasado el tiempo se vio que estos productos no solo eran efciaces, sino que cada vez se demandaban más. Esto dio lugar en 1621 a la apertura al público de la Farmacia de Santa María de Novella, la primera oficina de farmacia como tal, que recibió el título de Botica de Su alteza Real por el duque de Toscana. Esta farmacia sigue en funcionamiento e incluso continúa ofreciendo algunos productos con la fórmula original, sobre todo productos de higiene.

Pero esta no es la única farmacia que ha superado el paso del tiempo. La Farmacia Mala Braca, de Dubrovnik (Croacia), también debe su origen a un grupo de religiosos. En 1371 se fundó junto con el monasterio del mismo nombre. Es probablemente la farmacia más antigua en cuanto a continuidad. Además de dispensar productos de farmacia cuenta con una biblioteca, una de las más antiguas del mundo, y un museo donde se pueden ver algunas piezas únicas de gran valor, además del inventario completo de la farmacia original. Uno de sus mayores secretos es la fórmula de su crema de rosa y limón para el rostro.

En Estonia podemos visitar Raeapteek. Durante 10 generaciones se encargó la misma familia de llevar el negocio, que comenzó a finales del siglo XVI. Fue tal su importancia que el Zar pedía allí sus medicinas. Hoy en día está restaurada y cuenta con un museo y un laboratorio donde se extraen esencias de plantas. Uno de sus productos tradicionales, la infusión digestiva Klarett, se ha vuelto a preparar siguiendo la receta original y se vende en jarras de cerámica.

En España tenemos la Farmacia de la Reina Madre, en Madrid. Fundada por un veneciano en 1578 hoy sigue siendo farmacia y también tiene un museo con objetos históricos muy interesantes, algunos de la época de los Reyes Católicos y muy bien conservados.

En el siglo XVIII se fundó en Peñaranda de Duero la Botica Ximeno, cuyos herederos siguen siendo parte de la familia que la abrió. Cuenta aun con su propio huerto donde se cultivan plantas medicinales.

Es curioso que a lo largo de los siglos el traspaso de farmacias haya permitido mantener un legado que nos ayuda a comprender cómo ha evolucionado este sector, además de comprobar que hay cosas que no cambian a lo largo de la historia. Si quieres formar parte de ella y comprar farmacias en Barcelona, en nuestro catálogo de negocios disponibles también tenemos algunos establecimientos antiguos que esperan a alguien que los ayude a seguir funcionando como el día en que abrieron sus puertas. Contacta con nosotros y te informaremos.