201801.08
0

Las farmacias no venden medicamentos por Internet

Desde finales del año 2013, las farmacias españolas están autorizadas a vender online todo tipo de medicamentos que no requieran prescripción. Para hacerlo simplemente es necesario contar con una oficina de farmacia física, y solicitar al Ministerio de Sanidad la acreditación europea correspondiente. Un trámite sencillo de realizar.

Sin embargo, parece que los resultados no arrojan los datos que se esperaban. Las farmacias no venden medicamentos por Internet, al contrario que otros productos como los cosméticos o suplementos nutricionales. Todo apunta a que los consumidores son reacios a comprar fármacos online. Prefieren acercarse a la farmacia más cercana y allí comprar lo que necesitan, aunque no exija receta.

La cercanía, una de las claves

La venta online de medicamentos tiene como enemigo principal el hecho de que la mayoría de la población cuenta con un establecimiento de farmacia a menos de un cuarto de hora. Basta con salir de casa, darse un pequeño paseo y encontrar, en cualquier dirección a la que se dirijan, un farmacéutico que le atienda.

Para los ciudadanos es una inmensa ventaja, pero para quienes pusieron sus esperanzas en el comercio online es todo lo contrario. Al menos en lo que a fármacos se refiere.

Los productos de parafarmacia, los más vendidos por Internet

Caso contrario es el de los productos que también se pueden encontrar en las farmacias, como artículos de higiene, cosmética y nutrición. Las ventas a través de la red se han disparado y se cuentan por millones de unidades vendidas.

La demanda de productos de parafarmacia es tan alta, que en Internet no dejan de crecer los negocios que se centran en estos. Además, hay grandes descuentos en muchas de estas tiendas en todos los apartados, siendo el de los cosméticos el que mayores ventas muestra, seguido muy de cerca por los de dietética.

Algunas han cerrado sus páginas online

La rentabilidad de la venta de medicamentos en línea es mínima. Tanto que hay farmacias que han decidido dejar de vender a través de su web. Algunas lo tienen como un complemento, aunque apenas venden por eso vía.

Todo apunta a que las personas prefieren hablar cara a cara con el farmacéutico cuando van a comprar medicamentos, aunque sean sin receta. Consientes de que se trata de un tema de salud, quieren un trato más personal.

Ilegales y falsificaciones, en niveles elevados

Las autoridades sanitarias no autorizan a nadie a vender online medicamentos que necesitan prescripción médica. Sin embargo, hay un mercado negro de fármacos que además es un grave problema para la salud de la población. Se venden sin control y sin garantías de que en realidad se trate del principio activo que dice ser. Todas estas páginas operan desde fuera de Europa, casi siempre en Asia y la India, lo que hace aún más difícil el cierre. Y cuando llegan los paquetes, al ser envíos personales habitualmente, no se pueden revisar e incautar. Aunque sí se han requisado y bloqueado grandes cantidades de fármacos ilegales, y cada año que pasa la cosa va en aumento.