201804.24
0

Cómo financiar una primera farmacia

El proceso de compra de una farmacia pasa por varias fases. Primero es fundamental ver cuáles son las opciones disponibles en la zona en al que queremos hacerlo. También hay que calcular los fondos con los que contamos y estudiar las posibilidades para conseguirlos. Además de negociar hasta conseguir un precio que ambas partes consideren justo. Veamos cómo financiar una primera farmacia como ejemplo para planificar el paso final.

Estudiar la inversión

Para la financiación de farmacias primero se estudia la viabilidad de la operación. Lo primero es conocer la rentabilidad que tiene el negocio en este momento, además de tratar con los proveedores unos plazos de pago que se puedan asumir y añadir los gastos fijos que tiene la farmacia.

Sobre todo cuando se trata de una primera farmacia es fundamental centrarse en las condiciones de pago a los proveedores y la reducción de gastos. Aún teniendo capital propio, no es bueno gastarlo en poco tiempo. Lo ideal es que se pueda aplazar el pago de los productos a 90 días.

Algunos costes fijos que ha asumido el farmacéutico saliente se pueden eliminar. Otros no, de modo que estos tienen que ponerse en la hoja de cálculo como gastos derivados del negocio.

Margen de beneficios e incrementos futuros

Este es un tema bastante complejo, ya que hay múltiples factores que se escapan de nuestro control. Los márgenes dependen del tipo de productos que se venden, mientras que un aumento de las ventas actuales no asegura que la tendencia continúe. Además. Hay que añadir a las cuentas los gastos que irán aumentando con el paso del tiempo, como el incremento de los salarios de los empleados.

Lo normal es calcular el total a medio plazo para saber el precio real de la farmacia. Una vez que se tienen estas cuentas, llega el momento de solicitar la financiación.

Vías de financiación

Llega el momento de encontrar el capital necesario para hacer la compra. Lo normal es pensar en un banco para que conceda un préstamo, aunque es posible que no baste solo con las cuentas que se han hecho. Probablemente se soliciten determinadas garantías como una propiedad o algún activo que sirva como aval. Además, se pedirá que el comprador cuente con fondos propios, en un porcentaje variable según el tipo de banco. Si no se cuenta con capital o no hay activos con los que garantizar el pago, la operación será bastante complicada.

Hay otras vías para comprar una farmacia. Por ejemplo, en un artículo anterior analizamos el modo de financiar una farmacia con un préstamo participativo, que tiene unas condiciones diferentes a los créditos bancarios o las hipotecas. Algunas son más interesantes que las de los bancos, aunque siempre es importante informarse bien de todo para saber cómo actuar en cada caso.

En resumen

La financiación de una farmacia es un paso clave para que la operación sea viable. Es cuestión de hacer los cálculos necesarios y saber cuánto dinero se necesita a corto y medio plazo. Tampoco está de más tener algo de fortuna, aunque esto no es algo que se pueda calcular.