201711.23
0

Las inspecciones de hacienda en oficinas de farmacia

Todo responsable de un negocio tiene una serie de temores. Uno de ellos es que este no consiga la rentabilidad necesaria para seguir adelante, algo muy normal por otra parte. Otro son las visitas de inspectores de Hacienda. Hasta no hace mucho, las farmacias prácticamente no recibían estas visitas, por no decir que no había inspecciones en este sector. Esto ha llevado a una falta de control entre lo que se declaraba y la realidad. Sin embargo, las inspecciones de hacienda en oficinas de farmacia ahora son bastante comunes. En parte motivadas por acabar con el fraude y por otro lado debido a la crisis económica que hay aún en muchos sectores. El caso es que los farmacéuticos también temen ahora la llegada del inspector.

Campañas enfocadas a temas específicos

Es habitual que las acciones se concentren en un tema en concreto. Por ejemplo, en 2015 se llevaron a cabo visitas en la propia oficina, donde los datos del ordenador se comparaban con los de la declaración presentada por la farmacia.

El año pasado y este el foco se ha puesto en las parafarmacias. Sobre todo en el hecho de que muchas de ellas están constituidas como sociedades mercantiles, que declaran la facturación a tipos del 30 % máximo. Esto difiere de las farmacias, que al estar permitidas solo a personas físicas. La tributación se hace mediante IRPF y los tipos pueden alcanzar hasta un 46 %. Aquí puedes ver cómo ahorrar impuestos en la farmacia con la renta.

Las parafarmacias y la simulación de negocio

El objetivo de las inspecciones en parafarmacias por parte de hacienda es el de demostrar que estas no se diferencian respecto a la actividad de las farmacias tradicionales. Y que como tales, se está incurriendo en una simulación de negocio que tiene como fin único defraudar impuestos que deberían estar pagando.

¿Es en realidad un caso de fraude? Hacienda considera que puede serlo, ya que la actividad requiere de una serie de medios que son los mismos que los de las farmacias. Por tanto, en lugar de una auténtica sociedad, lo cual es lícito en nuestro ordenamiento jurídico, se incurre en una simulación con el único fin de pagar menos al fisco.

Hacienda está analizando todos los casos

Cabe la posibilidad de que no se trate de un fraude, siempre que se demuestre que se cumplen los requisitos para separar y diferenciar estas actividades. Aunque también es verdad que algunas parafarmacias no lo están haciendo.

En cualquier caso, lo que está claro es que la Agencia Tributaria busca aumentar la recaudación, y las oficinas de farmacia deben estar muy atentas a ello. No hay nada de malo en encontrar una fórmula legal que permita ahorrar impuestos o desgravar, pero siempre ajustándose a las condiciones que se exigen para hacerlo. De lo contrario, además de asustar, la visita del inspector puede tener consecuencias.

Para evitarlo, nada como estar bien asesorado acerca de las novedades que surgen en material fiscal en la farmacia, entre otras.