201602.03
0

La evolución de los métodos y los mecanismos

3 de febrero de 2016 – Más de 215.000 personas es la cifra de voluntarios con la que cuenta la Cruz Roja Española. Y, a nivel internacional, aproximadamente 17 millones de personas forman parte del voluntariado activo.

Gracias al creciente aumento de voluntariados a nivel nacional e internacional, ha sido posible la participación de la Cruz Roja y Media Luna Roja en la situación de crisis y emergencia humanitaria que está viviendo África.

 Los síndromes diarreicos implican una creciente preocupación en el África Subsahariana. Son producto del inadecuado acceso de agua, saneamiento e higiene, una realidad que no se puede ocultar. 180.000 es la cifra de niños que se ven afectados por esta situación cada año y 500 niños es la cifra promedio diaria.

 Por otra parte, la gente camina una media de 40.000 millones de horas todos los años, cifra arrojada por la Agencia de las Naciones Unidas y todo esto para abastecerse de agua, lo que trae un sinfín de repercusiones en la salud de la persona. Sin embargo, existe una posible solución a todos estos problemas de salud en África y esta es: El proyecto Hippo Roller.

¿En qué consiste el Hippo Roller?

 Es un proyecto que nace a partir de la idea de hace dos décadas de los ingenieros de Sudáfrica Pettie Pettzer y Johan Jonker y del que se han visto beneficiadas más de 300.000 personas en más de veinte países.

Un hippo roller es un bidón construido con plástico muy resistente, capaz de almacenar hasta 90 litros de agua. El cual se puede transportar rodando sin ningún tipo de esfuerzo a través de un mango de acero.

Es un bidón que vacío solo pesa ocho kilos y en el que se suman tan solo un par de kilos más cargado con los 90 litros de agua, esto es posible gracias a su diseño rodante.

¿Cómo se ven beneficiados?

Por lo general son las mujeres y los niños los que están encargados de traer agua en el África subsahariana. La posibilidad de poder transportar de una forma tan fácil hasta noventa litros de agua en un solo viaje supone un claro beneficio.

Antes del hippo roller, transportaban el agua sobre sus cabezas, en bidones con capacidad de 20 litros, como mucho. Esto generaba más viajes y doble peso, ya que 20 litros de agua no son suficiente para que una familia la utilice para consumo y aseo personal, lavar y cocinar ocasionando un envejecimiento temprano y problemas en la columna y cuello.

Ahora, las madres pueden aprovechar su tiempo en otras tareas importantes dentro del hogar, mientras que los niños que invertían mucho de su tiempo transportando agua, pueden asistir a la escuela.

Gracias a este proyecto se han donado más de 27.000 cilindros.

Los métodos y los mecanismos evolucionan con el tiempo, y lo mismo pasa con la compraventa de farmacias. En Afinpa tratamos a cada cliente como si fuera el único, y lo ayudamos no solo a alcanzar sus objetivos, sino que disfruten haciéndolo.