201711.07
0

El mercado de la propiedad de farmacias se liberaliza en Italia

Italia acaba de romper con el modelo convencional de farmacias, al liberalizar la propiedad de estas. Ahora, en este país la lista de quien puede comprar una farmacia se amplía a casi el total de la población. Un proceso que se empezó a gestar a finales de la década pasada y que da como resultado una nueva Ley de Competencias que favorece que el mercado de la propiedad de farmacias se liberalice en Italia. ¿Qué desafíos presenta este nuevo panorama?

Una ley que ha llevado 8 años

El Senado ha dado luz verde a estas medidas después de que los parlamentarios pasaran más de 8 años estudiando y ajustando las condiciones para llevarlas a trámite. Se han puesto ciertas condiciones con el fin de garantizar la profesionalidad del servicio. Por ejemplo, no se permite que la farmacia esté dirigida por alguien que no esté titulado, por lo que si el propietario no es un farmacéutico, debe contratar para la dirección a uno.

Otro de los límites que impone la nueva ley es que nadie puede tener más del 20 % del total de farmacias que hay en una región concreta. Es decir, que una cadena farmacéutica no podría monopolizar el mercado haciendo compras masivas.

Con estos cambios se pretende mejorar la competencia, aumentando el crecimiento al poder entrar capital externo que apoye nuevos proyectos.

¿Todo el que quiera podrá comprar una farmacia?

Salvo que se trate de un médico o alguien que tenga relaciones de interés dentro del mercado farmacéutico, cualquier ciudadano tendrá la posibilidad de comprar una. Siempre que cumpla con las condiciones mencionadas anteriormente.

Sin duda es un gran cambio que exige ajustarse, como reconoce el presidente de Fedefarma, máximo responsable de la actividad farmacéutica en el país. Aunque aseguran que están trabajando ya para hacerlo.

Ahora, todo el que cuente con suficiente capital podrá adquirir una o varias oficinas de farmacia si ver limitada su participación, como ocurría hasta este momento.

Problemas que podrían aparecer al liberalizar el mercado

El primer desafío que se presenta es mantener la independencia de muchas de estas farmacias, además de garantizar la calidad del servicio que reciben los ciudadanos. Aunque este no es el que más preocupa, sino el riesgo de que el sector acabe convirtiéndose en un mercado cerrado, controlado solo pos unas cuantas empresas, como ya se puede observar en otros países de Europa.

Es verdad que el límite de poder comprar solo una quinta parte del total de farmacias evita el monopolio, pero podría ocurrir que tan solo 5 propietarios pudieran comprar farmacias hasta el máximo legal posible, y formar una especie de conglomerado con el que tener el control de todas las oficinas de farmacia de la red.

Para prevenirlo, se estudia cambiar el modelo de gestión y convertir las farmacias independientes en un grupo, una especie de red colaborativa con la que mejorar su relación, servicios y competitividad frente a los nuevos elementos que dentro de muy poco pasarán a formar parte del mercado farmacéutico italiano.