201802.27
0

Mobiliario adecuado para una buena disposición de productos de farmacia

Aunque una farmacia es un establecimiento dedicado a dar a la población un servicio sanitario esencial, también es un negocio. Y como tal, hay cosas que se deben tener en cuenta para mejorar las posibilidades de venta. Sobre todo teniendo en cuenta que no solo se venden fármacos, sino productos varios, como cosméticos o suplementos alimenticios. El lugar que ocupan estos puede marcar la diferencia a la hora de venderlos. Veamos información relacionada con el mobiliario adecuado para una buena disposición de productos de farmacia.

Características del mobiliario de farmacia

Los muebles con los que se equipa una farmacia deben cumplir unas condiciones. Hasta cierto grado, depende de lo moderna que sea la oficina. Ya que no es lo mismo colocar muebles que combinen con la robotización de la farmacia que buscar un toque rústico.

En cualquier caso, es muy importante que estén fabricados con materiales duraderos. A ser posible, que todos vayan a juego, para uno crear una imagen extraña. Y que sean a medida, ya que así se aprovecha mucho mejor todo el espacio disponible.

La ubicación es la clave

Antes desempeñar a colocar el mobiliario se tiene que ver con detalle dónde están los mejores sitios para colocar los productos que el cliente pueda comprar sin receta. Un buen punto de partida cuando nos planteamos reformar la farmacia, pero también en caso dique solo se quieran reconocer los productos o cambiar los muebles.

Hay una serie de “puntos calientes”, tanto para los que vienen a comprar como quienes están detrás del mostrador. Lo mejor es situarlo todo de manera que sea fácil acceder a los medicamentos y evitar esperas. Cuanto más rápido se pueda dar un servicio, mejor sensación dará el negocio. Y se evitarán las colas, que nadie quiere tener que aguantar.

Cómo organizar cada tipo de producto

Antes de empezar a colocar los productos en las estanterías, se debe hacer un listado por categorías. En la parte más relevante de la lista, y por tanto en los sitios de mayor visibilidad, deben ir los productos de temporada, que rotan en función de la época del año. Por ejemplo, en verano se colocarán a la mano los productos para protegerse del sol, mientras que en invierno es mejor poner suplementos ricos en vitaminas, así como carteles que recuerdan que es tiempo de fármacos para tratar los síntomas del resfriado.

Dependiendo del tipo de cliente que suele entrar, también pondremos en los muebles más accesibles aquellos productos que necesitará quien, por ejemplo, tenga hijos pequeños o esté a cargo de una persona mayor. Pañales en ambos casos, papillas y otros alimentos infantiles en el primero de ellos.

¿Cómo ayuda el mobiliario?

La elección de un mobiliario adecuado marcará la diferencia entre mejorar las ventas en el despacho de farmacia o no. Más allá de las compras por impulso, recordar a los clientes que tenemos más que fármacos es una gran ayuda a la facturación. Y ahí juega un papel fundamental la ubicación, organización y características de los muebles que hay en e negocio.