201610.26
0

Plan piloto para que las farmacias vascas controlen el tratamiento de los pacientes crónicos

Los establecimientos de farmacia del País Vasco han comenzado a hacer el seguimiento de pacientes que padecen diabetes crónica. Para ello cuentan además con el apoyo de los profesionales que trabajan en los ambulatorios, como enfermeros y médicos generales. De este modo pueden lograr que los medicamentos se utilicen de manera correcta y los tratamientos se sigan mejor. Teniendo en cuenta que las farmacias de barrio ya detectan 1 de cada 4 pacientes de diabetes,este proyecto promete impulsar la ayuda a estos lo más pronto posible, además de mejorar la calidad de vida y tratamiento de la población. En principio se empezará con una prueba piloto en tres zonas y se irá extendiendo poco a poco a toda la comunidad.

Vigilancia, seguimiento y control

El programa busca centrarse sobre todo en la población de mayores, quienes tienden a sufrir problemas crónicos con mayor facilidad, así como encontrarse en muchas ocasiones en situación de dependencia. El director de Farmacia del Gobierno Jon Betolaza comento que “se dirige a quienes tienen más dificultad para gestionar la enfermedad. Queremos controlarlos desde el punto de vista de las revisiones para conciliar los diferentes tratamientos que tienen que tomar y vigilar los problemas que pudieran surgir”.

Este seguimiento obedece a que se calcula que la mitad de quienes tienen enfermedades crónicas no cumplen con el tratamiento que se les ha mandado. Esto pone en riesgo su salud y exige controlar la prescripción. Aunque también es cierto que los porcentajes varían en función de la enfermedad que se esté tratando. Son las enfermedades que no suelen mostrar síntomas las que parecen tender a ser olvidadas. En cambio, si se trata de algo doloroso los pacientes son más conscientes de que tienen que tomar su tratamiento.

En Cataluña ya hay algo similar

En Cataluña se está implantando un proyecto similar, con la diferencia de que quien se hace cargo del coste son los colegios farmacéuticos. Esto puede afectar a quien quiere vender una farmacia, ya que habría que notificar al comprador si está incluido en el proyecto.

En el País Vasco sin embargo tiene un presupuesto acordado previamente entre administración y colegios. De hecho se han implantado algunos programas de los que se encargan las farmacias, como las pruebas de VIH o la atención domiciliaria de farmacia. Comprar farmacias en la comunidad por tanto implica algo más que en el resto del territorio nacional.

Un proyecto complejo y ambicioso

El proyecto se anunció en 2014 y no es sino ahora que empieza a funcionar. El plan es extremadamente complejo y se ha necesitado una preparación concienzuda para que todo comience a funcionar como debe desde el principio.

La idea es medir cómo actúa la farmacia y otros profesionales de sanidad. Se busca una correcta prescripción, que los pacientes sigan los tratamientos adecuadamente y que la medicación se ajuste a las necesidades de estos para medir el resultado de cada uno en la salud de los enfermos crónicos. El objetivo es llevar el plan a todas las farmacias en el menor plazo posible.