201707.21
0

Qué es el factor multiplicador en el cálculo de precio de una farmacia

Cuando se piensa en la posibilidad de comprar o vender una farmacia, saltan dudas acerca de qué precio ponerle o cuál es el máximo a pagar. En cada uno de los casos, a quien vende le puede parecer un precio muy bajo, mientras que el comprador puede pensar que está por encima de lo aceptable. En este caso nos vamos a centrar en un método de cálculo. Veamos qué es el factor multiplicador en el cálculo de precio de una farmacia.

Cómo despejar la cuestión del precio de la farmacia

¿Cuánto cuesta una farmacia? Lo cierto es que no hay una tarifa marcada. Incluso dos farmacias del mismo tamaño, en una zona similar y hasta con una facturación anterior parecida pueden tener precios distintos. La razón están en el factor multiplicador, conocido también como cociente de ventas. En realidad es una fórmula que se aplica a la facturación anual de la farmacia.

Teniendo en cuenta esto, y sabiendo que el índice se mueve entre el 1,25 y el 2, podemos ver que una farmacia que factura 300 mil euros al año, puede tener un precio que oscila entre 375 y 600 mil euros.

De todos modos, el índice puede tener variaciones, por lo que tampoco es un cálculo muy exacto. Aunque es una buena forma de comenzar a calcular el precio mínimo de venta y máximo de compra.

Todo esto es en teoría

En realidad, hay otros elementos que condicionan el precio de una farmacia. Como lo normal es tener que solicitar un crédito para la compra, son los bancos los que tienen hasta cierto grado la autoridad de determinar qué precio puede alcanzar.

Antes, un farmacéutico tenía unos márgenes estipulados por ley en la venta de medicamentos. Esto facilitaba mucho el cálculo sobre qué beneficio tendría la farmacia y cuánto podía costar. Hoy estos márgenes no son los mismos, y se debe a un elemento esencial.

Las farmacias hoy venden medicamentos y otros productos. Esto hace que los márgenes no sean los mismos en todo y por tanto un negocio que factura más en unos u otros tienen unos márgenes bien distintos.

Por ello, se necesita otra fórmula más compleja que el factor multiplicador.

Otros factores envueltos en el asunto

A la hora de determinar el precio hay que mirar si el local es en propiedad o alquiler, cuál es la proyección de crecimiento de la zona en la que está ubicada y el número de clientes fijos con el que cuenta. También influyen cosas como el número de empleados, los proveedores y qué planes hay de cara al futuro en cuanto a nuevas viviendas y equipamiento.

Con todo esto encima de la mesa, volvemos a hacer la pregunta ¿cuánto vale una farmacia? Hasta cierto grado, dependerá de cómo se negocie por ambas partes.

Lo que debe primar por encima de todo es la transparencia en la operación, de tal modo que la parte vendedora y la que compra terminen con la sensación de que han cerrado un acuerdo beneficioso para ambos. Por ello es muy importante contar con un intermediario competente y confiable.