201805.09
0

Se vende farmacia nueva

Cuando un farmacéutico lleva muchos años trabajando, normalmente empieza a pensar en el futuro del negocio. Si no hay nadie a quien dejarla como herencia o transmisión, lo normal es ponerla a la venta. Este es el caso de venta de farmacias más habitual, aunque hay excepciones.

En este artículo queremos hablar de qué oportunidades se presentan cuando se vende farmacia nueva. Algo no muy normal, pero que puede ocurrir.

A qué podemos denominar como una farmacia nueva

Entendemos como farmacia nueva a un negocio que no lleva demasiado en funcionamiento. Puede tratarse de un traslado a otra zona o de un negocio de nueva apertura. Llegado un determinado momento, quien tiene la titularidad decide que quiere vender farmacia y ofrecer a otro propietario la oportunidad de consolidar el negocio.

Un apunte: en el caso de que se trate de una apertura nueva, solo se podrá vender cuando haya pasado el plazo que marca la ley. Le corresponde a cada Comunidad Autónoma establecer este período, que puede ser de entre 3 y 10 años según el territorio al que pertenece la farmacia.

Detalles de las farmacias nuevas a considerar

En una farmacia nueva que está funcionando se puede saber cómo ha evolucionado el negocio en la zona. Tiene una facturación, que dependiendo cómo comenzó y cuál ha sido su progreso puede interesar más que comprar la licencia de farmacia y llevarla a otro lugar, de la que se desconoce cómo funcionará.

Al no haber estado mucho tiempo en funcionamiento, se puede esperar que tenga un progreso superior al de una farmacia con antigüedad. El techo aún no se ha alcanzado, de modo que hay aún un recorrido que se puede desarrollar.

Cuáles son las ventajas de estas farmacias

En caso de que se busque financiar la farmacia con un préstamo, es más fácil acceder a este poniendo el negocio como garantía, ya que se puede presentar como informe la facturación pasada. Los bancos pueden hacer un estudio de la previsión de beneficios teniendo los informes acerca de lo que se ha generado, por lo que es más fácil que se muestren menos reacios a prestar el dinero.

Hay otras ventajas que no tienen las licencias. Por ejemplo poder saber quién el el perfil de cliente que hay en la zona. También las ventas correspondientes a medicamentos regulados, los que piden sin receta y productos de parafarmacia. Por lo que se pueden calcular el margen que genera dependiendo de cada grupo.

La búsqueda de un local no es necesaria con esta fórmula. Ya hay un lugar donde se desarrolla la actividad, que cumple con todo lo que se solicita por parte de la ley. Puede parecer poco importante, pero en la operación traspaso de farmacia es una preocupación menos.

Un beneficio interesante es que comparada con una más antigua, esta farmacia es más económica. Al tener una facturación reciente no alcanza los niveles de un negocio consolidado, lo cual favorece al comprador a la hora de negociar el precio de la compra.

Si buscas un negocio con buenas expectativas de rentabilidad y menos incertidumbre, una farmacia nueva es una oportunidad muy interesante.