201803.15
0

¿Es posible comprar una farmacia sin ser farmacéutico?

Esta pregunta nos la han planteado varias veces durante los años que llevamos trabajando en el sector de la compra y venta de farmacias. Por eso, hemos acudido a Rocío Martín, abogada del Dpto. de Oficinas de Farmacia del Bufete Escura para responder a la pregunta. ¿Es posible comprar una farmacia sin ser farmacéutico?

La farmacia no es una tienda cualquiera

El status de una farmacia no es el mismo que el de cualquier otro establecimiento que venda productos. La Ley 14/1986 las cataloga como un establecimiento sanitario, por lo que se necesita una autorización concreta para tener la titularidad de ella.

Una autorización que no se concede a todo el mundo. Se necesita cumplir con unas condiciones específicas, tanto a nivel personal como técnico. Solo un licenciado farmacéutico puede ser el propietario de una farmacia.

Sociedades interesadas en comprar una farmacia

Hay quien se plantea establecer una sociedad, y después comprar una farmacia a nombre de esta. Esto tampoco es posible, ya que la titularidad solo le puede corresponder a uno o varios farmacéuticos titulados. Una sociedad no puede aparecer como propietaria de la oficina de farmacia.

Además, un titulado en farmacia tiene limitado el número de establecimientos que puede tener. Solo es posible tener la titularidad de una sola farmacia.

Es verdad que si son varios los farmacéuticos que ostentan la titularidad de la farmacia, se crea una comunidad que ejecuta acciones sobre esta. Aunque a nivel administrativo, esta entidad tiene ningún derecho u obligación conforme a la normativa. Son los propietarios los que están sujetos a las obligaciones y los derechos propios de la actividad.

Comunidades a efectos fiscales

El hecho de que sean las personas físicas las sujetas a la normativa no impide que se pueden crear sociedades para beneficiarse de algunas ventajas. Por ejemplo, para gestionar la compra y venta de productos en varias farmacias, que operen bajo un mismo código de identificación para las facturas y que de cara a hacienda opere como una única entidad. En este caso, la actividad económica y todo el rendimiento que haya alrededor de esta se presentará de una única forma. Aunque a nivel jurídico no es una persona independiente de los titulares de la farmacia. Son estos en última instancia los que deberán hacer frente a todas las obligaciones que pueda haber al margen de la fiscalidad.

En resumen

Como ya destacamos en nuestro artículo anterior “¿quién puede comprar una farmacia?”, la operación no es una cuestión de dinero. Al menos no solamente de ello, sino que el único que puede comprar y ostentar la titularidad es un farmacéutico titulado. Que cumpla con todas las condiciones que se imponen en cada caso, las cuales se regulan por parte del estado y a las que las Comunidades Autónomas pueden añadir algunas otras. No existe la posibilidad de ser el propietario sin ser farmacéutico, y que otro que sí lo sea adquiera la titularidad, creando una sociedad. Ambas condiciones están unidas de forma indivisible según las leyes. Al menos en la actualidad.