201507.27
0

Tenemos que remar en la misma dirección

27 de julio de 2015 – Uno de los avances más importantes de la historia del hombre, fue el que se dio entre los años 5000 y 3000 a.C. en Mesopotamia. Es cuando se fundó la primera ciudad de la historia.

A raíz de este acontecimiento el ser humano pudo evolucionar rápidamente gracias a la especialización de cada uno de sus miembros. Estos miembros por primera vez se sentían parte de algo más grande que ellos mismos. Hoy nuestro mundo (y sus habitantes) parece haber cambiado esta visión.

Cada vez nuestras ciudades son más grandes, sin embargo como individuos nos hemos ido distanciando y perdiendo esos lazos que nos hacían mejores “ciudadanos “.

Según varios expertos, el único camino para unificar estos grupos, es fortalecer las instituciones. Participar en actividades organizadas por estas instituciones, generará en el individuo un sentimiento de pertenencia, consiguiendo un alto grado de fidelidad.

¿Quieres diferenciar tu farmacia? Haz a tus clientes parte de ella, al fin y al cabo, a todos nos gusta sentirnos especiales…