201505.22
0

Una vez más se ataca el modelo de las farmacias españolas

Atrás quedó el proyecto de Ley de Servicios y Colegios Profesionales que, entre otras cosas, amenazaba el modelo actual que impera en las farmacias españolas en las que el propietario de la misma es también el farmaceuta, lo que impide que este tipo de oficinas sean regentadas por personas ajenas al sector.

Pero esto no quiere decir que esta realidad se mantenga exenta de amenazas, y es que una vez más la titularidad propiedad se ve amenazada por un reciente informe sobre el proyecto de real decreto la Ley de Garantías que ha sido realizado por la Comisión Nacional de Mercados de Valores y Competencia o CNMVC por sus siglas, y que cuestiona nuevamente este modelo que parece inadecuado en el ámbito de los negocios.

Del mismo modo la Fundación Alternativas también declaraba que lamentaba el hecho de que la Ley de Servicios y Colegios Profesionales no haya avanzando, pues de este modo no se podría romper con la norma de que el titular de la farmacia sea también el propietario.

A pesar de que el actual modelo ha sido varias veces apoyado tanto por el sector sanitario como por muchos de los pacientes, no es la primera vez que se ve amenazado ante lo que parecen ser intereses económicos que no necesariamente están vinculados a un mejor funcionamiento de las farmacias. La Ley de Ordenación parece ser otro de los aspectos que molesta a funcionarios de la CNMVC, que la tildan de obstáculo a la libre competencia.

Ante este escenario importantes miembros del sector farmacéutico, como la presidenta de Adefarma Alexia Lario, han hecho también sus declaraciones afirmando que aunque es posible que algunos puntos de la Ley de Ordenación deban ser repasados no hay ningún motivo para alterar una regulación que sirve para garantizar, no solo el aspecto económico de la farmacia, sino también la adecuada atención al paciente, alegando que este informe parece ser más una medida que responde a claros intereses comerciales que una solución que beneficie a la sanidad de nuestro país.

El manto de polémica cae nuevamente en el sector farmacéutico que, por los momentos, ha conseguido librarse de estos cambios sin que el binomio que hasta ahora se ha mantenido se vea afectado. La verdadera pregunta es ¿cuánto más se mantendrá esta situación?