201810.25
0

Diferencias entre farmacia y parafarmacia

A menudo nos encontramos con términos que tienen un nombre similar, y que en cierto sentido parecen estar relacionados. Uno de los que posiblemente generan más confusión son las palabras farmacia y parafarmacia, cuyas diferencias son bastante importantes. Especialmente ahora que las terapias alternativas se están poniendo en entredicho y se está generando cierta polémica.

Hemos querido redactar este artículo, y explicar de forma resumida cuáles son las principales diferencias entre farmacia y parafarmacia. Empezaremos por esta última.

Qué es una parafarmacia

La definición de parafarmacia indica que se trata de un establecimiento en el que se pueden comprar productos medicinales sin receta. Por ejemplo, artículos de higiene personal, suplementos y productos que se dispensan sin receta también en las farmacias y otros establecimientos. No se exige que sea un profesional titulado quien lo dispense, y por ello se pueden vender también en grandes superficies.

Algo por lo que destacan las parafarmacias es por tener una fuerte presencia online, un camino que las farmacias tradicionales acaban de empezar. En este sentido, se puede decir que estos negocios han avanzado mucho más deprisa.

El color del símbolo de una parafarmacia es azul, como norma general. De hecho, hay establecimientos centrados en la dispensación de estos productos cuya cruz azul identifica claramente dónde se encuentra.

La farmacia es la única que puede dispensar fármacos con receta

Esta frase es un buen resumen de lo que significa el término farmacia. De hecho, esta palabra define la ciencia que se dedica a desarrollar fármacos y medicamentos. Hoy se han ido adaptando a los nuevos tiempos y ya no se suelen hacer en el propio lugar, aunque sigue habiendo fórmulas magistrales que se elaboran y dispensan por parte del farmacéutico.

Para abrir una farmacia debe haber un profesional colegiado. Y solo en ellas se pueden expedir aquellos medicamentos que han sido recetados por un médico. Estos, tal y como indica la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios, no pueden ser objeto de campañas publicitarias. Aunque sí se puede hacer con fármacos sin receta, que se venden tanto en farmacias como en parafarmacias.

En cuanto a la identidad corporativa, una cruz verde suele ser el distintivo más habitual para identificar las farmacias.

La mayoría de productos de parafarmacia se dispensan en farmacias

Una vez que hemos identificado los aspectos que definen a unos y otros establecimientos, es importante comentar que no hay que preocuparse demasiado por el tema. La mayoría de establecimientos en los que se suministran productos de parafarmacia son oficinas de farmacia tradicionales. Mientras que aquellos que no cumplen con las condiciones para proporcionar fármacos con receta, solo tendrán los productos que las autoridades sanitarias les permiten vender.

En cualquier caso, hay algo que también distingue al farmacéutico de otro tipo de profesionales. Su formación le permite ofrecer un consejo fiable cuando necesitamos que nos orienten en cuanto al cuidado de nuestra salud. Algo que forma parte del servicio de atención al usuarios que tanto se valora, y que sirve como elemento de fidelización para los vecinos.