201810.09
0

¿Es obligatorio el uso de uniforme en farmacia?

Una de las señas de identidad del farmacéutico es su bata. Normalmente se espera que la persona que atiende lleve puesta una bata blanca, que da un aspecto profesional. Aunque no siempre fueron blancas.

Además, tal vez surja la pregunta sobre si es obligatorio el uso de uniforme en farmacia, o se trata de una costumbre de la que se puede prescindir. ¿Existe una normativa que regule su uso? ¿Es posible incurrir en sanciones si se tiene que pasar una inspección de sanidad y no llevamos puesta nuestra bata?

Lo que dice la normativa

Como ocurre en casi todo lo que tiene que ver con la farmacia, cada comunidad autónoma tiene unas normas que regulan este aspecto. De modo que si echamos un vistazo veremos que es obligatorio que todo el personal tenga su identificación. Esta puede sufrir variaciones en cuanto a tamaño, datos que debe contener y otros elementos. Sin embargo, la normativa no dice nada acerca de que sea obligatorio llevar una bata para trabajar en farmacia.

¿Y el convenio?

Para encontrar algo relacionado con la uniformidad hay que echar un vistazo al convenio general de farmacias, en el que sí vemos algunos puntos relacionados con el tema.

Para empezar, los uniformes son obligatorios, por lo que todos los empleados deben estar uniformados. Las farmacias que estés adjuntas al convenio deberán proporcionarles el atuendo, compuesto por dos batas y un par de zapatos adecuados para desarrollar sus tareas.

El uniforme debe estar adaptado a las características de cada trabajador, y se tiene que entregar un nuevo lote cada año. Su uso es personal e intransferible.

Los empleados deben cuidar de las prendas para que estén en perfectas condiciones, más allá del uso habitual de las mismas.

En farmacias que tienen su propio convenio encontramos puntos muy similares. De modo que es obligatorio que los trabajadores de farmacia vayan uniformados adecuadamente. Como recuerdan en el blog del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, se considera un signo que identifica a la profesión.

¿Tiene que ser de color blanco?

Aquí sí que nos encontramos con un detalle que no se especifica en ninguna parte. Lo cierto es que el color blanco se remonta a finales del siglo XIX, cuando se quiso acabar con la mala fama que tenía la profesión médica entre los ciudadanos.

Por lo tanto, no hay ningún inconveniente en escoger un uniforme de otro color o que incorpore algún elemento diferenciador. De hecho hay farmacias que han creado su propio logotipo y lo ponen en sus batas, o que apuestan por un color distinto al habitual para crear imagen de marca.

¿A quién pertenece el uniforme?

Otra pregunta recurrente es si un trabajador deberá devolver su uniforma cuando deja de trabajar en la farmacia. Según hemos visto en el apartado de convenio, este es de uso personal e intransferible, por lo que a priori no de puede pedir que un empleado lo devuelva. Aunque también es posible que para evitar un uso inadecuado cuando hay logotipos o colores corporativos, quien tiene la titularidad quiera pedir la bata. En cualquier caso los dos criterios pueden ser igual de válidos.