201807.06
0

Cómo dinamizar la fachada de tu farmacia

Vivimos en una época en la que el exceso de información hace que el cliente pierda la atención. Hoy exige que el mensaje que se le muestre sea directo y claro, sin rodeos. Lo que en un comercio como el de farmacia exige que se llame la atención desde fuera, con detalles llamativos, que inviten a alguien a entrar y sumergirse de lleno. Veamos cómo dinamizar la fachada de tu farmacia para comunicar al público de forma correcta.

Iluminación adecuada

Tanto de día como de noche, todos los elementos luminosos deben estar a la altura. Hoy no basta simplemente con colocar un rótulo o el clásico cartel que señala con led que es una farmacia. Las pantallas digitales y letreros multimedia se imponen, ya que el impacto que se consigue es 10 veces más que el de un cartel convencional.

Un monitor de gran tamaño es perfecto para emitir anuncios de productos y noticias relacionadas con el sector. Lo que unido a una buena exposición de productos de farmacia incentiva al público.

En el interior, también es importante que todo esté bien iluminado, Desde las zonas de paso hasta el mostrador, no puede quedar una sola zona en penumbra.

Menos es más

Esta máxima también es importante cuando se trata de dinamizar la fachada de una farmacia. Atrás quedó la idea de convertirla en un catálogo completo donde se trataba de mostrar prácticamente de todo. Hoy es mejor jugar con el escaparate y destacar los productos de temporada de un modo sobrio y elegante. Hay muchas técnicas de escaparatismo que se pueden aplicar a la farmacia, y que bien aprovechadas conseguirán que el cliente que pase por allí quiera entrar.

Buscar un elemento diferenciador

Para captar la atención y que no se vayan a otro establecimiento, el mensaje debe causar impacto y ayudar a diferenciarse. El concepto que tiene el público en general es que una farmacia es igual al resto, y que poco importa dónde compran sus productos. Aunque es evidente que como farmacéuticos no nos da igual, sino que queremos que sea nuestra farmacia la que escojan.

Para lograrlo es importante trabajar una imagen. Siempre manteniendo la esencia que define este negocio, que es el de atender la salud y el bienestar. Pero también aportando detalles que hagan única la farmacia. Detalles que empiezan por la fachada, bien con una decoración distinta o una estructura original.

Fácilmente identificable

Actualmente hay muchos negocios que tienen una cruz luminosa en la fachada. Y aunque los colores que se utilizan no son iguales a los de las farmacias, está llevando a cierta confusión. Muchos clientes no distinguen el cartel de una farmacia del de una clínica, un veterinario o una parafarmacia. Algo que impide mejorar las ventas con esta señalización. Y que obliga a apostar por convertir la fachada en un elemento que indique claramente que es una farmacia y no otro establecimiento.

En resumen, la fachada es el primer punto de contacto entre el público y los responsables del negocio. Como tal, es esencial dinamizar la fachada de un modo que cause impacto y grabe en su mente un mensaje claro y conciso.